A mi mujer le encantan las pollas

A mi mujer, una rubia de armas tomar, lo que más le gusta en la vida es comerme la polla y dejarme seco. No te pierdas el polvazo que pegamos el otro día cuando llegué de trabajar.