Sus tetazas son la mejor medicina

El mejor remedio para curar a los pacientes es el sexo. Este es sin duda el lema de esta enfermera madurita. A todos sus enfermos les receta lo mismo: una buena follada con ella, disfrutando de sus mamadas y sus tetazas y que ellos terminen corriéndose en su boca. Al final todos contentos, ellos se recuperan de sus dolencias y ella recibe su ración de lefa.